Mi lista de blogs

martes, 23 de julio de 2013

CARPE DIEM

Parece como si el lenguaje se hubiese contagiado de la prisa con que vivimos, dándonos una muestra más de lo convulso de los tiempos y de su propia contradicción. Cuando la RAE discurre orgullosa, acogiendo complacida las aportaciones hispanoamericanas a la lengua española -el universal castellano-  está dando pasos firmes para que nuestro idioma sea cada vez más rico y de mayor fuerza expresiva; incluso el argot, considerado otrora como la forma vulgar de expresarse, hoy va teniendo acomodo en nuestro diccionario. Y aquí surge la razón que motiva mi comentario:
            Al tiempo que el idioma se enriquece, aumentan los acrónimos, imprimiéndoles prisa, y nos desbordan los neologismos y extranjerismos en sustitución de palabras españolas con sinónimos mucho más enriquecedores. No me parece tan mal  el uso de expresiones en latín, que en uso constante para dar enjundia a algún concepto jurídico, va haciéndose hueco en la forma de expresión cotidiana, y esto lo manifiesto en desagravio por haber sido siempre un mal estudiante de latín, hoy arrepentido. Llego a la conclusión, con una frase latina cada vez más utilizada: “CARPE DIEM”. Aquí la simplificación de: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” o “vive cada momento de tu vida como si fuese el último”, parece que es de un acierto absoluto, por lo menos, como objetivo con el que nos despertemos cada mañana; porque yo, quisiera besar a los que amo como si fuera la última vez, abrazar a mis amigos, leer un libro, aprender una nueva palabra, limpiar mi conciencia, oír el coro de Nabuco, la impresionante voz de Alfredo Krauss, Plácido Domingo o  Pavarotti en su inefable Nessun dorma, Turandot, del genial Puccini, como si fueran la última vez, porque … ¿Quién nos garantiza que no pueda ser la de hoy la última vez?



No hay comentarios:

Publicar un comentario