Mi lista de blogs

martes, 20 de diciembre de 2011

FRIO EN LOS OJOS


Estoy a una semana de la Navidad, y por primera vez en este otoño que termina, he sentido frío. Normal, me dirán: es lo propio de la estación, mas no me refiero al que se mide en grados Celsius, sino al que observo en los ojos de las gentes; no sé si habrá algún medidor capaz de calibrar el frío del que espera y no recibe; frío en los ojos del indigente que confía en la sensibilidad propiciada por las fechas; en los del comerciante, que realiza un esfuerzo excepcional en sus compras en busca de ese coyuntural oasis de la demanda que atenúe su zozobra económica; en aquel que desea estrechar el lazo familiar desatado, congelado durante el año, y  apenas sustentado por la sangre que circula por sus venas. En los del político, que tras el brillo de eufórica victoria se transforma en hielo acerado, y alterna el pulso tembloroso y firme a la vez, para negar lo prometido. La expresión en el abuelo, que reabre su hogar a hijos pródigos, forzados por la injusticia de intereses bastardos. En la mirada africana con sonrisa de marfil por nuestras calles, que se debate entre un futuro sin esperanza y la nostalgia de un pasado sin retorno. Ojos fríos que se duelen de lo que le falta y no celebra lo que tiene. Ojos anegados que brillan por la tristeza al sentirse  agraviados por la sociedad. Ojos que recuerdan las ausencias. Ojos al fin, rendidos, a los que les suena a hueco la rutinaria ¡Feliz Navidad!

6 comentarios:

  1. Con ese frio que nos transmiten tus ojos va ser dificil tener un Navidad feliz.
    Mis mejores deseos para ti y los tuyos en estas fiestas . Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El hecho, querida amiga, de que nuestra observación detecte lo que nos rodea, son razones más que suficientes para intentar tener una feliz Navidad, siempre que no seamos uno de los afectados, ¿no crees? Yo también te deseo lo mejor para tí y tu familia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si, mucho frío. Dicen que todo pasa, pero a veces es difícil. Mal que nos pese, somos todos un poco afectados.Besos

    ResponderEliminar
  4. Y lo peor es que o estamos afectados o es poco lo que está en nuestras manos. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Has pintado la situación de forma magistral y drámatica
    Muchos artículos he visto sobre esto en grandes periódicos, y ninguno con la fuerza y el realismo que esta entrada.
    Y ni te voy a vender lotería, ni a casarme contigo, pero el escrito se merece que se le valore.
    Gracias Albertico
    Angelico.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Angelico, a veces estos gritos que salen del alma, solo llegan a quienes están sensibilizados, pero a la inmensa mayoría, les resbala. Un fuerte abrazo y tómate lo que quieras a mi cargo.

    ResponderEliminar