Mi lista de blogs

sábado, 18 de abril de 2015

ESPAÑA EN UN QUESO GRUYÈRE


No hace mucho, hacía el comentario de que España ha dejado de ser una Piel de Toro a la que se intenta fragmentar y convertir en una piel de lince, bueno, “de linces” porque, a la vista de los acontecimientos, parece ser que muchos de los linces, tienen oscuras intenciones depositadas lejos de nuestras fronteras. El tema del anagrama es mucho peor. No hay piel que valga, la próxima imagen de Españloquesea, será un queso Gruyère, sí, ese queso que está lleno de agujeros y, extraigo de internet : son los huecos que dejan las burbujas de dióxido de carbono al escapar en las últimas fases de la maduración. Este gas es liberado durante la fermentación láctica por las bacterias propiónicas.
No puede venir mejor al pelo esta definición, donde se puede comprobar, cómo los causantes del dióxido de carbono, desechos del organismo, lo han inoculado en nuestro país y se han protegido por esas bacterias propiónicas, que lo inmunizan contra la justicia, dejándonos una España desmembrada y paradigma de la corrupción en el mundo.
Esta mañana el suma y sigue nos informa que, el expresidente de la comunidad de Madrid, señor Granados, ha sido detenido en una operación anticorrupción.
No es extraño que cada día PODEMOS crezca en intención de voto, más por lo que denuncia que por lo que ofrece, pues todos estamos de acuerdo en terminar con la basura política y bancaria, y ver si es posible cumplir con la esperanza y las promesas a los que cada vez somos más, entre hartos, irritados, asqueados, agobiados, desfallecidos, desmayados y muertos.
Han logrado que ya no nos importe España, ni las “esperanzadoras” noticias económicas, ni el test de fuerza de los bancos, ni el mínimo atisbo de descenso en el paro, ni la victoria del Madrid sobre el Barcelona, solo nos preocupa esta banda de sinvergüenzas, que han arruinado nuestro país y del que solo nos queda la esperanza de que la Justicia se inmunice frente a la corrupción y castigue a los que nos han empobrecido. Ya solo los ojos de los españoles, miran, con uno a la justicia y con el otro al pobre queso Gruyère.

No hay comentarios:

Publicar un comentario