Mi lista de blogs

sábado, 18 de abril de 2015

REFLEXIONANDO


Me han llamado poderosamente la atención unas citas de personajes como: Ortega y Gasset, García Márquez y Charles Chaplin, que me han hecho meditar, una vez más, sobre la vida. 
En ocasiones, el confortable edredón de plumas de ganso que nos alberga de noche en busca del sueño reparador, no evita olvidar y superar el día negativo. La lucha por la vida se ha ensañado con nosotros. El sueño no llega porque, con los ojos abiertos, una pertinaz pesadilla atenaza nuestra garganta, nos angustia y provoca una ansiedad, que nos arrastra hasta el alba. No encontramos soluciones a nuestros problemas. Hemos perdido esa batalla empecinados en atravesar muros de piedra. Ponemos los pies en el suelo y afrontamos el nuevo día con una clara visión de lo negativo y una intensa niebla frente a lo positivo.
Cuestionamos nuestra existencia e incluso llegamos a situaciones límite en el absurdo intento de encontrar la salida de un laberinto inescrutable para nuestra espesa mente.
Es momento de recordar a Ortega y Gasset cuando piensa que “la vida es tan corta que no vale la pena levantarse de mal humor… y por lo tanto, ama a las personas que te traten bien, ama a aquellas que no lo hacen porque tú sí puedes hacerlo.. . ¡créelo! todo pasa por una razón… si tienes una segunda oportunidad ¡tómala con las dos manos! Si esto cambia tu vida, ¡Adelante! Besa despacito… perdona rápidamente… Dios nunca dijo que la vida sería fácil... solo prometió… que valdría la pena vivirla. Porque… ¿qué es la vida?”
El premio Nobel Gabriel García Márquez nos dice que “la vida es una obra de teatro que no permite ensayos...Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida... antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”.
Y hay un personaje, Charles Chaplin, que tal vez no fuera feliz, pero creía que la satisfacción más grande en la vida era recordar: “Haber amado, haberse equivocado, haber perdonado, haber sido inmensamente feliz un instante, haber superado las tristezas, haber tenido un amigo, haber honrado a tus padres, haber reconocido tus errores, haber aprendido algo extraordinario y haber sido intenso toda tu vida”.
Todos creemos que en la vida debemos tratar de realizar algo grande, sin darnos cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas y que lo importante no es donde estamos sino en la dirección que nos movemos.
Después de un mal día, tras escribir esto, siento que puedo encontrarme algo mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario